Nosotros

Hotel Villa Toscana alberga los sueños y el trabajo de muchas personas enamoradas de Costa Rica, del clima de Atenas y de su gente. Madame Francine Robert adquirió esta propiedad llena de historias y tuvo la visión de hacer un hotel diferente, sobrio y elegante para luego transformarla en lo que su gerente Rubén Ramonda llama: “más que una villa” Una obra clásica de arquitectura Italiana en el centro de Atenas, con un estilo especial...

El hotel cuenta con 9 habitaciones, cada una de ella con una decoración única y distinta. Las habitaciones tiene balcones para respirar el delicioso clima de Atenas, catalogado como uno de los mejores del mundo. Este hotel construido por excelentes arquitectos, hace de Villa Toscana el hotel a elegir para descansar y poder cenar en una terraza con el fresco clima de Atenas.

Nuestra Historia

Francine Robert, originaria de Quebec, empezó con esta aventura en el año dos mil diez (2010) cuando estuvo explorando este magnífico país, paseando de pueblo en pueblo. Dos meses fueron suficientes para ser conquistada por este hermoso país; donde encontró gente acogedora, amable y siempre lista para dar una mano. Pura vida!!!

Le encantó de manera muy especial el pueblo de Atenas al que descubrió cuando iba camino al aeropuerto. En aquel momento, estaban construyendo la autopista veintisiete (#27) y todos los vehículos transitaban por la carretera número tres, lo que provocaba una congestión en todo Atenas, por eso, había escogido Santa Eulalia como lugar de descanso.

A principios del dos mil diez (2010), la Sra. Robert viajaba sola y durante su estadía aquí, vinieron a visitarla sus dos hijas, Geneviève y Guy-Anne con su familia, así como su esposo, Marc (Marcos). Por esa razón tuvo que hacer varias veces el recorrido entre el mar y el aeropuerto y a cada oportunidad, paraba para descansar en Santa Eulalia, posteriormente descubre esta villa única la cual quiso compartir con otras personas.

Esta maravillosa aventura ha exigido cinco años de trabajo, de reflexión, de imaginación y de investigación. Para lograrlo tuvo que invertir muchos recursos e involucrar profesionales de diferentes talentos tales como arquitectos, artistas pintores, paisajistas, etcétera, para llegar finalmente al resultado actual. Lo que desea es un sitio acogedor, cálido, respetuoso de la naturaleza, un espacio sereno y tranquilo, donde sea muy agradable vivir y le encantaría recibir aquí gente del mundo entero para que logren sentir la dulzura y la serenidad de este lugar.

Francine Robert

Atenas un Lugar Inolvidable


Atenas está ubicada en el cantón de Alajuela, Costa Rica, Centro América. Es un pequeño pueblo localizado en la región occidental del Valle Central, rodeado de montañas. A tan solo 25 minutos del aeropuerto Internacional Juan Santamaría y en ruta a las playas, Herradura, Jaco y Manuel Antonio en el Pacifico Central.

Un dato interesante es que la Revista National Geographic, en el año de 1960 catalogó a Atenas como la ciudad con el mejor clima del mundo. La temperatura oscila entre los 17 grados a 19 grados centígrados en enero y el máximo es de 27 a 30 grados centígrados en marzo, para dar una temperatura promedio de 24 grados centígrados.

Debido a esta característica se ha afirmado que Atenas es uno de los pueblos donde sus gentes alcanzan la mayor longevidad, es un excelente lugar para la recuperación de asma, reumas...

Atenas cuenta con un porcentaje muy elevado de alfabetización (99.3%), y una gran parte de su población es bilingüe, lo que ha provocado un activo mercado de bienes y raíces en este maravilloso valle.

En las cercanías del parque central se tiene a su disposición las sucursales del Banco Nacional de Costa Rica, el Banco de Costa Rica y el Banco Popular, así como los Tribunales de Justicia. Además de una variedad de restaurantes, sodas, cafeterías, heladerías, tiendas, confiterías, supermercados, donde podrá adquirir todo aquello que necesite.

Al caminar por las calles de Atenas notamos gente de distintas nacionalidades, canadienses, estadounidenses, suizos, alemanes, entre otros, que han hecho de esta ciudad su nuevo hogar.